PHOBOS

Y llamó Dios, el eterno, preguntándole: «¿donde estas?» Y respondió: «he oído tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estoy desnudo; por eso, me escondí»

GÉNESIS 3:9-10.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Todos los derechos reservados Roberto de la Torre